Juez de EE.UU. condena a carcel a un joven chino por tomar imágenes de base naval

El abogado del joven Zhao Qianli repitió que era un turista que sencillamente se perdió y deambulaba por el sitio.

El joven chino Zhao Qianli fue culpado a un año de carcel, tras haber fotografiado zonas de ingreso limitado de una base aeronaval militar de EE.UU., localizada en los Cayos de Florida (sur).

Qianli, de 20 años, tomó imágenes de manera ilegal. Según un testigo, rodeó las instalaciones mientras aparentó evitar una barrera de seguridad localizada al sur de la base. La sentencia fue emitida este martes por un juez federal.

Las autoridades estadounidenses alegaron que en septiembre de 2018, Zhao capturó imágenes de la Estación aérea naval de Key West, localizada al este del Cayo hueso de Florida, después de transitar muy cerca de una región con restricción demasiado identificada.

Según indagaciones el joven poseía en la galería de su teléfono celular y cámara imágenes de la base pero no de los sitios turísticos populares de la isla.

Sobre esto, el abogado de Zhao repitió que era un turista que sencillamente se perdió y deambulaba por el sitio.

Esta web colorea las fotografías en blanco y negro de tus abuelos

Las inteligencias artificiales se usa para todo, desde para hacer mejor la foto que hace un dispositivo móvil de clase alta también completar fotos a las que les falta información, si es que de manera directa no quierescrear personas que no hay, pero saben enseñar telediarios. Por eso, por el momento no llama la atención tanto que permanezca una inteligencia artificial que logre pintar fotos en blanci y negro.

Lo que llama la atención es el resultado. Si deseas volver a poner de manera ligera una foto de tus abuelos o padres, puede que ColouriseSG te ayuda. Esta sitio web facilita subir fotos para que una red neuronal (un tipo de sabiduría artificial) la interprete y la coloree de manera verdadera.

El trámite es muy simple y alcanza con arrastrar o elegir del PC la imagen mencionado para que comience la operación. Una vez analizada, procesada y coloreada, puedes volver a bajarla. No esperes que una foto vieja y medio rota de repente parezca llevada a cabo por una cámara actualizada. Tampoco te toparás con colores saturados ni brillantes, pero la foto parecer verdadera.

Según sus autores, la ‘Data Science and Artificial Intelligence Division’ del departamento de ‘open data’ del gobierno de Singapur, el desarrollo tras el coloreado de imágenes es dependiente de numerosos causantes, pero puede resumirse en los siguientes: se entrena el intelecto con un banco inmenso de fotos, tal es así que de esta forma aprenda lo que es una foto a color; y después se le dota de las utilidades para pintar la foto. Con estas dos capacidades, puede pintar una foto novedosa partiendo de su conocimiento previo y del exámen de cada novedosa foto.

Hay errores y hay cosas que se tienen la posibilidad de pintar mejor, ya que la inteligencia artificial no posee toda la información de todo el mundo para llevarlo a cabo bien. Entre otras cosas, el color del traje de un soldado francés de la Primera Guerra Mundial de un rango preciso.

Diez imágenes ‘calientes’ de Jeff Bezos y Lauren Sanchez, en el foco del chantaje

El día en que Jeff y Mackenzie Bezos difundieron un aviso contando que se separaban en los especiales términos, el planeta no se encontraba listo para la verdadera guerra geopolítica que se se encontraba desatando tras lo que aparentaba un fácil (y hasta cursi) mensaje de despedida del longevo matrimonio. Los actores principales: el editor del ‘National Enquirer’ (el medio que divulgó los datos de la infidelidad de Bezos), Donald Trump (íntimo amigo del editor del ‘Enquirer’ y enemigo proclamado de Bezos) y nuestro Jeff, constructor y principal creador de Amazon y el hombre más rico del planeta.

[LEA MÁS: Los suculentos y guarretes mensajes de Jeff Bezos a su amante]

El affaire entre Bezos y Lauren Sanchez tiene derivadas que ni imaginábamos cuando comenzamos a comentar de él y que en este momento, por medio de este articulo escrito por nuestro Bezos, han salido a la luz. Entre los diversos negocios de Bezos está el ‘Washington Post’, el períodico en el que trabajaba Jamal Khashoggi, el periodista descuartizado presuntamente por orden del príncipe de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman. Además fué en el ‘Post’ donde se apuntó desde el inicio que en la exposición pública de la vida privada de Jeff Bezos poseía bastante que ver Donald Trump.
Lauren Sanchez,en la gala de los Globos de Oro. (EFE)

“Ser dueño del ‘Washington Post’ es complicado para mí. Es ineludible que algunas personas capaces que experimentan la cobertura de novedades del ‘Washington Post’ concluyan erróneamente que soy su enemigo. El presidente Trump es una de aquellas personas, obvio por sus varios tuits. Además, la cobertura fundamental e inexorable de ‘The Post’ sobre el asesinato de su columnista Jamal Khashoggi es, sin lugar a dudas, impopular en algunos círculos. Aunque ‘The Post’ me complica frecuentemente las cosas, no lamento en absoluto mi inversión. ‘The Post’ es una institución crítica con una misión crítica. Mi gestión de ‘The Post’ y mi acompañamiento a su misión, que va a seguir siendo inexpugnable, es algo de las que estaré más orgulloso cuando cumpla 90 años y revise mi vida, si tengo la suerte de vivir tanto tiempo, independientemente de las complejidades que cree para mí”.

[LEA MÁS. Jeff Bezos y Lauren Sanchez: 28 días a pan y agua]

En el articulo de Bezos se enseña con pelos y advertencias que los editores del ‘Enquirer’ le amenazaron con difundir numerosas imágenes comprometidas si no hacía una afirmación donde negara exactamente esto: que Donald Trump se encontraba detrás de la exploración y posterior publicación de todos los datos sobre su relación extramatrimonial con Lauren Sanchez. Bezos, lejos de amilanarse, hizo públicos esos correos, introduciendo los que describen cómo son exactamente esas imágenes que, muy seguramente, van a ver la luz en algún momento.
Jeff Bezos, en una imagen de archivo. (Reuters)

Y ahí van. En uno de los correos se describen las diez imágenes íntimas que avergonzarían a Bezos y Sanchez. Además de un autofoto sobre su pene, el ‘Enquirer’ tiene en su poder otras nueve imágenes, a saber:

– El Sr. Bezos se hace un autofoto en lo que se ve ser una actividad social de negocios.

– Respuesta de la Sra. Sanchez: una foto de ella fumando un cigarro en lo que se ve ser una escena de sexo oral simulada.

– Un señor sin camisa, el señor Bezos, manteniendo su teléfono en la mano izquierda, mientras llevaba puesto el anillo de matrimonio. Transporta pantalones cortos ajustados o pantalones cortos negros, y su integrante sexual semierecto está ingresando en la cremallera de esa prenda.

– Un autorretrato de cuerpo entero, del señor Bezos, que llevaba solo unos cuantos calzoncillos o boxers negros ajustados, con el teléfono en la mano izquierda, mientras llevaba puesto el anillo de matrimonio.
Lauren Sanchez, en una fiesta post-Oscar. (Getty)

– Un autofoto del señor Bezos totalmente vestido.

– Un tiro de cuerpo entero con poca ropa.

– Un autofoto desnudo en un baño, donde además transporta el anillo de casado. El Sr. Bezos no transporta nada más que una toalla blanca y se puede observar la parte de arriba de su zona púbica.

– La Sra. Sanchez con un vestido de escote rojo que revela su escote y una perspectiva de su zona inferior.

– La Sra. Sanchez vistiendo un bikini rojo de dos piezas con un vestido dorado que revelaba su escote.

Dice Bezos: “El interés periodístico que aduce AMI es que las fotografías son primordiales para exhibir a los inversionistas de Amazon que mi método comercial es terrible. Fundé Amazon en mi estacionamiento hace 24 años. Hoy en dia, Amazon utiliza a bastante más de 600.000 personas, termina de finalizar su año más productivo y en la mayoría de los casos está entre la compañía más importante número 1 y la número 5 de todo el mundo. Dejaré que esos resultados hablen por sí mismos”.

Por eso en este momento se encuentra todo. Ya se han desvelado tanto los mensajes que se enviaban los amantes como las fotografías. Y no pasó nada. Porque, como dice Bezos, “si en mi posición no puedo aguantar esta clase de extorsión, ¿quién puede?”